El chico de mis sueños termino siendo un ogro malvado.

A este amor bipolar II:

Uno de lo que mas me ha afectado o mejor dicho, el que mas me afecto.

Comenzó como una historia de telenovelas, tan bonito que ni yo me lo creía. He leído mucho tiempo que todos tenemos un hilo rojo que nos conecta con esa persona que estamos destinados, pero hay muchas dudas sobre este hilo rojo, algunos dicen que así se encoja, se tuerza o se vuelva un nudo terminaremos estando con el, otros dicen que nacemos con ese hilo rojo que nos une a la otra persona, pero que a pesar de lo mucho que se quieran y quieran estar juntos nunca podrán estar, porque nacieron para amarse pero su destino es otro.

No se si algún día me amo como yo lo amé, no se si todo lo que me decía era cierto, lo que si sé es que a pesar de que ha pasado tiempo no hemos podido dejar de hablar, de saber de el otro y de querer vernos a pesar de tener otras vidas.

El ahora en Estados Unidos, yo ahora en España. El ha conseguido su mitad, yo aun estoy intentando con mil mitades; siento que lo he superado, siento que solo es un bonito amor, siento que ha pesar de todo el daño que me hizo, lo amo y lo amé como a nadie.

Nuestra historia comienza así:

Yo, estudiante de derecho de una universidad privada, estaba comenzando mi segundo año de la carrera. Me despierto como siempre, sin ánimos, sin querer ir, reúno las fuerzas como siempre, me levanto y voy a mi primera clase de Derecho constitucional.

Entra un profesor arrogante, piel pálida, barba tan oscura como sus ojos, dientes con encías sobresalidas, lentes de pasta oscuro, vestido de traje; no puedo evitar verlo, quedarme fijamente observándolo mientras veía como sacaba su ordenador, su móvil y dejaba todo encima de un escritorio viejo.

El, se da cuenta inmediatamente que no quito la mirada; en su ordenador coloca un video sobre la situación de nuestro país años atrás, realmente no preste atención, solo lo miraba a el y el a mi. Todo quedo hasta allí.

Esa misma noche, me he encargado de buscarlo en las redes sociales, ¡Boom, lo encontré!, yo, con unas copas de mas, empiezo el típico dando like a fotos antiguas, el, sin dudarlo envía su primer mensaje “Pensé en darte like, luego me di cuenta que eras mi alumna”. Empezamos hablar, que no diríamos nada, que nos gustaba y así terminamos saliendo al día siguiente a comer sushi, a tomarnos una jarra de champagne con cerveza y en mcdonalds robándome un beso.

Aquí empieza la historia, todo hermoso, salidas todos los días, enviarme vídeos tocando  la guitarra, los días acostada en su pecho viendo sus 7 tatuajes, en clases nos veíamos y todo explotaba, sus mensajes diciendo que amaba mi perfume, mis mensajes diciéndole lo lindo que estaba. Pero nada es perfecto y todo va marchitando…

Empezaron los celos, el ya no me escribía como antes, yo salía con mis amigas y a el no le gustaba, los insultos, la indiferencia, las humillaciones.

El, se había dado cuenta lo mucho que estaba enamorada de el y sabía como manipularme, soy una chica que se maneja por los sentimientos y que nunca le ha gustado que nadie que le importe este mal, a pesar de muy molesta que pueda estar, si tienes algún problema, yo, estaré ahí.

La situación ya estaba tensa, pero mi amor y lo cegada que estaba no me permitía ver que le estiraba la falda, que le pedía a gritos que no me dejara, El, por el contrario para justificar que me dejaba me decía que una chica no puede salir los fines de semana, que una chica no puede irse de viaje en medio de clases, que una chica no puede salir los días de semana porque es una persona que nunca surgirá en la vida; tanta manipulación por el simple hecho de que estaba celoso que yo saliera o buscando alguna excusa para dejarme.

Se volvió una persona como decimos allá: “seca”. ya no habían te quiero, ya solo me trataba mal, ya solo me decía cosas humillantes y cuando le preguntaba el porque lo hacia o simplemente yo decidía alejarme un poco, el volvía y me decía que el actuaba así para demostrarme que me quería y quería lo mejor para mi. ¡Vaya mierdq!.

Tan estúpida que era, pensaba que el era el amor de mi vida y no podía dejarlo ir, después de verlo todos los días, paso a verlo solo los martes después de clases. Verlo en clases, luego a mi casa a dormir un rato y luego a su casa.

Hasta ahora me doy cuenta lo estúpida que fui, esperándolo en casa, llorando, queriendo morirme por tenerlo allí.

Unos días antes del 14 de Febrero tuvimos una pelea, el estaba celoso por tomarme una foto con su mejor amigo. me bloqueo del móvil. Al pasar las horas decido salir y disfrutar con mis amigas, lo único que no espere fue encontrarlo en un bar con otra chica, que me lo restregara en la cara. Al verme, su primera pregunta fue: ¿Que haces tu aquí?, a lo que yo muriéndome por dentro respondí: Lo mismo que tu; te presento a mi amiga, Grecia.

Se retira del lugar hasta donde esta ella y me dice: Ya vuelvo.

A lo que agarro lo poco que me queda de dignidad, me monto en mi coche y me voy a donde mis amigas a tomar como si el mundo se fuese acabar y era mi ultimo día de vida.

Al día siguiente aún, para perder lo poco que me quedaba de dignidad lo agrego para escribirle porque me hacia eso, no hizo falta nada, al agregarlo, tenia una foto con ella; La verdad, quería morirme.

Como si no fuese suficiente y ya estaba bien pisoteada, conseguí el numero de la chica y la llamo creyéndome yo la gran cosa (como si ya el no me fuese dejado claro a mi que la prefería a ella).

Le hago las preguntas que pasaban por mi mente: ¿En que momento estaba el contigo?, ¿En que momento se veían si el estaba conmigo?. ¡Que imbécil! como si no me fuese dado cuenta yo antes que estaba conmigo solo por momentos pequeños. Ella, que no tiene la culpa de nada, solo de ser otra que le cree o le creyó, no me escucha y confía en el.

Decido dejar eso hasta allí, ya me había humillado lo suficiente, o eso pensaba yo hasta entonces.

Luego de unas horas, tengo llamadas de el, donde fingía y decía que nunca había salido conmigo, que días antes no habíamos salido a comer o había estado en mi casa follando; yo, de imbécil sin darme cuenta que lo hacia con ella allí, lo que hago es llorar y no entender y llevarle la contraria contándole lo que hicimos esos días (como si el  no lo supiera, ja), entre esa llamada me dice: Sabes que conozco gente mala, podría mandarte hacer daño. ¡Maldito!, jama pensé que me diría algo así.

Tranco la llamada, empiezo a llorar y mi mundo se derrumba porque ahora si, se acabo todo. (sin darme cuenta que la vida me estaba haciendo un favor).

Todo se volvió mas tenso con el pasar de los días, ir a clases, encontrármelo en los pasillos, que me preguntaran por el. Decidí abandonar la materia, el decidió no volver mas a clases.

Al pasar los meses me escribió, me pidió disculpas y yo, que aun moría por el, lo perdone. Empezamos a vernos de nuevo, esos encuentros agridulces, a escondidas de todos, yo, creyendo que me estaba comiendo el mundo y el demostrándome un amor que nunca fue cierto.

Siempre me decía a mi misma: voy a estar con el solo para que su novia sepa y lo deje, voy a volver con el para enamorarlo y que sufra por mi; venga, que ilusa.

Producto de esta relación sufrí de ansiedad y depresión, me bajo tanto el autoestima que sentía que no valía la pena vivir, que era una carga para mi familia; acepto que lo intente, pensé en suicidarme varias veces, pero por alguna razón reaccionaba minutos antes y me arrepentía.

Salí par de meses después con el, la verdad ya no era igual, no sé si fue tanto daño que me hizo, no sé si era odio o amor..

Siguen pasando los meses, el esta con ella, seguimos con el juego hasta 3 años después, mensajes inesperados, fotos en instagram.

No lo odio, no podría odiarlo, siento que es el amor de mi vida y que nunca volveré a sentir lo que sentí por el.

Ha pasado algunos años desde que sucedió esto, estuve en psicólogo, tomé antidepresivos, ansioliticos, pensé que mi mundo no tenia sentido, pensé que todo en mi estaba mal, con mi familia, con mis amigos, con mis relaciones y que era yo la que no servía. Luego de este tiempo he entendido que todo lo que viene a nosotros es porque nosotros lo permitimos, porque no nos queremos a nosotros mismos, ¿cuantas veces nos dan las señales y nosotros las ignoramos?.

He aprendido que para querer al otro, primero tenemos que querernos a nosotros mismos, no andemos buscando nuestra media mitad, el que nos complete, ¡No!, debemos estar completos nosotros, felices por nuestra propia cuenta, sin necesidad de alguien mas.

Gracias profe, por enseñarme que el amor de tu vida, no siempre es un príncipe azul, que a veces viene en forma de ogro y destruye tu interior, pero también, gracias por enseñarme a confiar solo en mi.

Siento que no amare a nadie como lo amé a el, las circunstancias se dieron mal, simplemente no eramos compatibles y utilizábamos los puntos débil del otro para hacer que se quedara. ¿Que si fue amor? No lo sé, no estoy segura aún. Solo se que a pesar de todo lo malo, lo perdoné y sané.

-A.

Fran amaba star wars, este cuadro lo tengo por el.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s